"Esperábamos vueltas de 1:33 y por la mañana estábamos haciendo 1:45", dice el madrileño, que no está preocupado: "Nos centramos en aprender".