Los médicos aseguran que la cosa va bien, aunque es pronto para que nadie se atreva a dar un pronóstico de cuándo podrá el ilerdense volver a competir.