Fue uno de los precursores del trial español a nivel internacional, convirtiéndose en el primer piloto del país capaz de imponerse en una prueba del Mundial de la especialidad.