Los de Maranello aspiran a construir un coche digno de podios para 2021, mientras los ferraristas ya esperan a Sainz: "Es un valiente"