"Puede que no siempre reaccione de la forma en la que os gustaría, pero después de todo soy humano", dice el británico tras su enfado en Sochi con la FIA.