La marca surcoreana anuncio la decisión de que sus equipos clientes no corriesen, pese a estar presentes, debido a divergencias técnicas con los promotores del Campeonato. Es una medida de presión y protesta clara que puede tener repercusiones en el futuro del certamen o en los programas deportivos futuros de la firma.