Durante su regreso en 2015, Yasuhisa Arai dejó para la posteridad algunos vaticinios sobre el rendimiento del motor japonés.