Toto Wolff apunta a la falta de capacidad y la escasa exposición mediática del suministrador. "No estamos contando bien la historia de los híbridos".