La electrificación de la industria del automóvil es algo imparable, algo que empieza a tener su reflejo en las cifras de ventas en Europa.