McLaren montará motor Mercedes desde esta temporada hasta 2024, después de que su relación con el equipo alemán se rompiera hace seis años. A pesar del aumento de trabajo que un cambio así supone, la escudería británica asegura no estar experimentando ningún atraso para 2021: "Estamos dentro de los plazos previstos", ha afirmado Seidl en el portal alemán f1-insider.com.