Pese a la irrupción del coronavirus, que obviamente ha trastocado los planes –la hoja de ruta inicial pasaba por empezar los test en abril de este año–, el equipo PRG ha invertido más de 10.000 horas de trabajo para tener listo el nuevo vehículo.