Palou ya probó el coche número 10 a finales de 2020, primero en Barber y después en Laguna Seca. Si aquellos entrenamientos le sirvieron para conocer su nuevo entorno de trabajo, en el de esta semana ha probado ideas que sus ingenieros han tenido durante el invierno y ha comenzado la preparación definitiva para la nueva temporada, que empezará el 11 de abril.

El piloto catalán fue a Sebring dispuesto a aprender. Hace un balance positivo de la jornada.