Barrier y Michael van der Mark pusieron en peligro su integridad y la de los demás pilotos al finalizar la carrera por un pique absurdo. La sanción debería ser ejemplar.