La estrategia del madrileño era correcta. Pero todo cambió con el particular safety car sin paradas y el accidente de Leclerc que dio alas a Gasly y Stroll.