Horner, el director del equipo Red Bull, asume que el adiós de Honda supone un desafío, pero está convencido de que lo superarán.