Maverick Viñales se llevó la batalla fratricida de Yamaha con cuatro motos de la firma japonesa copando la pole el GP de San Marino en el circuito de Misano.