El italiano encadenó con su caída en la carrera de Le Mans el tercer cero consecutivo de la temporada, algo que solo había ocurrido antes en 2019.