El alemán no oculta el desconcierto: "No siento el agarre que Charles es capaz de sentir. Donde yo pierdo tiempo, él va más rápido".