El austriaco entiende que meterse con el rival es algo normal, pero deja claro que no se puede comparar a dos pilotos que no han competido con el mismo coche. Esa premisa funciona también para Russell y Hamilton, ya que el 63 se batió solo con Valtteri Bottas.