Las Aprilia, con Smith segundo, fueron los más rápidos en una jornada en la que rodaron ellos, los probadores de varias fábricas y titulares de MotoGP con motos de calle.