Pipo López vivió desde dentro lo que se siente dentro de un coche de competición en el primero tramos del Rally de Italia.