La electrificación de la industria de la automoción debería acabar en un momento dado con los motores de combustión. De hecho ya hay alguna marca como Volvo que tiene incluso en mente cuál va a ser el último modelo que lance al mercado y los equipe. Pero no todos los fabricantes tienen tanta prisa.