El estadounidense es consciente de que las nuevas tecnologías se han convertido en la clave a la hora de llegar al público objetivo. Esto no solo pasa con las marcas que están involucradas con la escudería, sino con el equipo en sí.