El piloto español probó el Ferrari. Carlos Sainz se vistió de rojo y completó sus primeros kilómetros al volante del SF71H.