Claire Williams ha explicado que desde el equipo de Grove buscaron todas las alternativas posibles para poder salir a flote. Antes de empezar la temporada, consiguieron un acuerdo con la empresa de telecomunicaciones británica ROKiT para que se convirtiera en el patrocinador principal de la escudería, pero en mayo de este mismo año la empresa británica decidió rescindir el acuerdo unilateralmente. Finalmente, la empresa estadounidense Dorilton Capital compró la escudería británica el pasado mes de agosto por 152 millones de euros.