Crutchlow arremete duramente contra sus críticos: "No me importan los escépticos. Solía hacerlo hace 12 años".