El español explica que “es raro correr sin aficionados. Aquí llevo toda la semana del hotel al coche y del coche al hotel. He llegado a pensar traer una autocaravana”.