La de Ricciardo fue una carrera a la remontada. Partía octavo y poco a poco ha conseguido escalar hasta la sexta posición. Tras eso, ha presionado al máximo a Lance Stroll y ha logrado hacerle un undercut y robarle la última plaza de podio por estrategia.

Después de que el canadiense hiciera su parada, se ha puesto tercero y ha mantenido a raya al piloto de Racing Point y también al Red Bull de Alexander Albon. Sin embargo, un accidente de Stroll provocaba una bandera roja que no le vendría nada bien a Ricciardo.