Desde el año pasado Arabia Saudí sonaba como posible incorporación al calendario de la Fórmula 1. Ayer, tras el anuncio del deporte de la incorporación de este país al deporte, las redes sociales comenzaron a arder.