La unión y la confianza entre piloto y copiloto es muy importante en el Dakar, y en esta edición ha quedado demostrado tras este incidente. Ramilo y Blanco habían vivido una jornada muy complicada el martes, en la que se vieron obligados a abandonar la carrera. Hoy, se han reenganchado mediante Dakar Experience, pero la pareja –especialmente el piloto– estaba muy dolida por lo sucedido.