Según informa la BBC, el exjefe de Ferrari reemplazará Chase Carey, director ejecutivo de la Fórmula 1, cuando acabe la temporada.