Aunque no hay riesgo cero, el líder se preocupa más por la COVID-19 que por sus rivales y tanto su entorno como él siguen una estricta rutina para evitar contagios.
.