El británico estaba en disposición de pelear por arañar algún punto en Imola cuando, bajo periodo de coche de seguridad, se fue directo hacia el muro al ser demasiado optimista a la hora de calentar sus neumáticos y frenos.

Fue un error grave, e incluso el propio Russell afirmó después de la carrera que no había excusas. No obstante, Toto Wolff prefiere ver el lado positivo y cree que este fallo servirá a George para mejorar como piloto.