La operación de repostaje es tan cotidiana como esencial para los motoristas del Dakar. Es obligatoria por reglamento… pero sobre todo por sentido común.