La primera, la aprobación de las cuentas de 2019 que arrojaron unas pérdidas que pueden considerarse mínimas –1,5 millones de euros–, lo que desbloqueará el cobro de las subvenciones del Ayuntamiento de Barcelona –400.000 euros– y la Diputación –1,4 millones–.