A veces parece que Hamilton tuviera que pedir disculpas por llevar 93 triunfos, dos más que Schumacher, o por dirigirse hacia su séptimo Mundial de Fórmula 1.