La crisis del coronavirus va a causar un considerable desplome en el mercado automovilístico español. Se espera un descenso en las matriculaciones del 32%, una cifra elevada pero que podría haber sido peor de no haber mediado el Plan Renove del Gobierno. Sin él se estima que la caída hubiese sido casi del 40%.