La escudería de Woking aún aspira al tercer puesto en el Mundial y eso vale varios millones de euros. "Necesitamos más prestaciones", dice Seidl.