Hay podios que se festejan como una victoria y otros que se lamentan como derrotas. La segunda plaza en Monza se sitúa en un alambre intermedio.