La construcción del nuevo simulador terminará a finales de este año, pero luego comenzará la fase de desarrollo y puesta a punto del software. Esto significa que las instalaciones no estarán operativas hasta mediados de la temporada 2021, según ha informado el diario italiano Corriere della Sera.

Así, Ferrari recibirá su nueva herramienta justo a tiempo para trabajar en el coche de 2022 y tener un buen arma para el comienzo de la próxima era de la Fórmula 1.