El expiloto y jefe del equipo MotoGP, ingresado desde el pasado 27 de diciembre por la COVID-19, ha sufrido un agravamiento al experimentar "fiebre alta".