El británico de Williams se estrelló detrás del coche de seguridad en Ímola: "No hay excusas, es de colegio". Hamilton y Grosjean le apoyan.