"Michael no cambió Ferrari, yo no he cambiado Mercedes". El británico iguala el récord de victorias del Kaiser y se enfrenta a su legado histórico.