El noble fue un gran impulsor del mundo de la competición del motor. Llegó a correr en rallys en la década de los 50 y 60.