El italiano venció donde hace dos años echó mano al freno de su compatriota, que le había desquiciado previamente con su juego sucio. Vietti y Ogura cerraron el podio.