Finalmente Vettel se quedó sin puntos, por una parada en boxes de 13,1 segundos que luego 'perdonó' al equipo por radio al acabar una carrera que se había visto perjudicada por un alerón delantero dañado tras golpear a Kevin Magnussen en la primera vuelta.

"Igual que nos salió bien en Portugal con Charles, intentamos hacer el primer crono de Q2 con neumáticos medios, pero cuando nos dimos cuenta de que no teníamos el ritmo suficiente, decidimos cambiar a blandos, algo que funcionó con Charles pero no con Seb", ha analizado Iñaki Rueda, director de estrategia de Ferrari.