El expiloto y ahora jefe de equipo sufre las complicaciones de la COVID-19, que le mantienen hospitalizado desde el 27 de diciembre.