"Nunca había visto una moto tan destrozada. Los mecánicos se pusieron manos a la obra y hasta tuvieron tiempo de tomarse un café" afirma Santi Hernández.