"Decir eso sería difícil de argumentar", dice el triple campeón, y explica que hay que "diferenciar entre los muy buenos y los que han tenido mucho éxito".