El Mundial se enfrenta a Nurburgring, una de las grandes pistas europeas, y el frío o la nieve pueden jugar un papel fundamental en el GP de Eifel.